La Bondad de Dios

 

 

¿Soy solo yo, o la pérdida viene de tres en tres? ¿O tal vez cuatro? Parece que cada vez que he experimentado una pérdida significativa, no pasa mucho tiempo hasta que sigue otra. La pérdida tiene una forma de cortarnos profundamente, de succionar nuestra esperanza y nuestra alegría y cualquier entusiasmo por el futuro. Y la pérdida en medio de una temporada de bendición es el doble de difícil, ya que tenemos que equilibrar el gozo de un nuevo comienzo con el dolor de la pérdida.

 

En esas temporadas, puede ser muy fácil dejar de creer que Dios es bueno. Cuando Él no me está dando lo que pedí o si está tardando demasiado en dármelo, dudo de Su amor y cuidado. Asumo que Él está enojado conmigo y que he cometido algún tipo de error que es imperdonable e irredimible. Todavía creo que Él es soberano y poderoso y que perdona mis pecados, pero en una temporada de pérdida a menudo creo que Él ya no quiere ser bueno conmigo.

 

Naomi experimentó una pérdida increíble. Ella sabía quién era Dios, estaba convencida de Su carácter, que Él era soberano, siempre presente y bueno, pero dejó de creer que Él era bueno con ella. Había perdido a su esposo, a sus hijos, a su hogar y a una de sus nueras. Tuvo que volver a su pueblo sin nada, completamente humillada. Planeaba regresar sola, pero Ruth se negó a dejarla. Ahora, tenía que encontrar una manera de mantenerlas a ambas. ¿Cómo podría Dios ser bueno con ella y darle buenos regalos cuando esta era su situación?

 

Noemí se amargó (como cualquiera de nosotras) por la magnitud de la pérdida que experimentó. El duelo tiene una forma de confundir lo que sabemos que es verdad con lo que nuestras circunstancias parecen decirnos. Es fácil perder la fe y la esperanza. Es fácil creer que Dios se ha olvidado de nosotros o que ya no se preocupa por nosotros.

 

Pero lo que nos muestra la historia de Noemí es que Dios siempre tiene un plan para nuestro bien. Él siempre está trabajando. Después de registrar las palabras desconsoladas de Noemí, el autor del Libro de Rut presagió los próximos eventos, mostrándonos que Dios no había terminado con su historia.

 

Noemí atravesó una temporada de pérdida, una temporada que hizo que dejara de creer que Dios era bueno con ella. Dios no la dejó allí. Él no deja a ninguna de Sus hijas allí. Continuó trabajando en la vida y la historia de Noemí, no solo para satisfacer sus necesidades físicas, sino también para restaurar su fe en Su bondad.

 

Conocemos el final de la historia de Noemí, que la nuera que se quedó con ella resultó ser mejor que siete hijos, pero no sabemos cómo terminarán nuestras historias. Puede que no veamos la forma en que nuestra pérdida será un buen regalo hasta la eternidad. Pero puedes descansar en esto: tu Dios sigue siendo bueno.

 

Ya sea que te sientas abrumada por la amargura o la alegría, la bondad de Dios nunca cambia. Dios no necesita que creamos que Él es bueno para que Él sea bueno. Pero Él ha prometido gracia especial y ayuda a aquellas que lo invoquen y confíen en Él. Él nos llenará de paz en medio de los tiempos difíciles mientras descansamos en Su bondad.

 

A Dios le importa. No importa la pérdida por la que estemos pasando, Él sigue siendo un Dios que nos da buenos dones. Él sigue siendo el Dios que se preocupa tanto por Sus hijas que no se detendrá ante nada para mostrarnos Su bondad. Hay una gran ventaja en caminar por la vida confiando y creyendo en la bondad de Dios. Cuando le creemos encontramos gran esperanza y ánimo para afrontar otro día. Pero incluso en lo más profundo de nuestro dolor, incluso cuando se siente imposible confiar en Él o creer que Él es bueno, Él nos ve. La evidencia de la bondad de Dios se encuentra en Su fidelidad, no en nuestra fe.

 

Dondequiera que estés hoy, lo que sea que estés sintiendo y enfrentando, Él te ve. Él sabe. Y Él es bueno. Hoy, elijamos creer que Él todavía es bueno. Que todavía nos está dando buenos regalos. Y que Él hará mucho más que satisfacer nuestras necesidades porque Él está elaborando un plan para restaurar nuestra fe en Su bondad.

 

Melissa

 

Estudio Bíblico Relacionado

Recientes