Comunidad en Familias

 

Hay un dicho que dice “Ninguna persona es una isla”. Como seres humanos, no nos las arreglamos bien cuando estamos aisladas de los demás. Necesitamos ser parte de una comunidad para prosperar. Nuestras vidas están interconectadas con quienes nos rodean. Si bien ocasionalmente es prudente tomarse un tiempo para estar lejos de los demás, ¡no es así como fuimos creadas para vivir permanentemente!

 

Vemos esta interconexión humana fuertemente dentro de las familias. Si bien las familias vienen en todo tipo de formas y tamaños, dentro de muchas familias hay un gran amor y afecto. Aunque, ¡también puede haber algunos desacuerdos!

 

Pero, ¿podrías imaginar un mundo sin familias?

 

En nuestra lectura de Génesis 2, antes de que el pecado entrara en nuestro mundo, Dios creó la primera familia: un esposo y una esposa. ¡Todos estamos relacionados con ellos!

 

Después de completar la mayor parte de la creación y declararla buena, ¡Dios de repente dice que algo no es bueno! No es bueno que el hombre esté solo. ¡Necesitaba una compañera, alguien que estuviera con él y que le correspondiera (o igualara)! Además, había algunas cosas que no podía hacer solo, ¡como tener hijos!

 

Ninguno de los animales era una buena pareja. Pero cuando vio a la mujer que Dios hizo usando su costado, quedó muy impresionado. ¿Notaste su “por fin” en el versículo 23?

 

Tanto el hombre como la mujer fueron hechos igualmente a la imagen de Dios, y también son diferentes entre sí. Se complementan maravillosamente. A veces, como mujeres, podemos pensar que complementar a un hombre es algo negativo. Esto se debe a menudo a la ruptura de las relaciones entre hombres y mujeres, causada por el pecado.

 

Tómate un minuto para pensar en un matrimonio bueno y saludable que personalmente conozcas bien. Habrá mucho que la pareja tenga en común, pero también habrá muchas diferencias. Es probable que estas diferencias se utilicen para apoyarse y ayudarse mutuamente. Eso es complementarse.

 

Mi marido es un planificador. Soy más del tipo de persona de “veremos qué pasa”. Cuando recién nos casamos, esto causó algunas fricciones, ya que él quería que los sábados se planificaran para que no perdiéramos el tiempo. Quería relajarme, sin tener que planearlo todo. Con el tiempo, hemos aprendido lo mejor de ambas opciones. Su planificación significa que podemos hacer cosas que no podríamos hacer si dejáramos todo para el último minuto. Mi actitud de “veamos qué pasa” significa que podemos disfrutar de algunas de esas encantadoras aventuras no planificadas.

 

Dios nos creó para tener relaciones, no solo con Él, sino también entre nosotros. Es parte de estar hechos a la imagen de nuestro Dios trino: los tres en uno y uno en tres. Dios tiene una relación perpetua perfecta dentro de sí mismo. Nuestras relaciones familiares y amistades reflejan cómo estamos hechos a la semejanza de Dios.

 

Cuando miramos cómo se describen el cielo nuevo y la tierra nueva, vemos una familia festejando juntos, ya que todos somos hijos adoptivos de Dios. Seremos parte de una familia perfecta.

 

Cada día que tenemos en la tierra tenemos la oportunidad de reflejar a los demás el amor y el cuidado que nuestro Padre celestial nos muestra. Esto puede ser en pequeñas formas, pero pueden tener un gran impacto en la vida de los demás.

 

Puede ser:

  • Proporcionar una comida a una familia que tiene un ser querido en el hospital.
  • Enviar un paquete a un misionero que extraña su casa.
  • Dar de comer a alguien que vive en la calle.
  • Orar con alguien que recibió malas noticias.
  • Comprar una bebida caliente a una nueva mamá.
  • Ser voluntaria para ayudar en la iglesia.

 

Tenemos muchas oportunidades todos los días para ser embajadores de Cristo.

 

¿De qué manera puedes aprovechar las oportunidades de reflejar más el amor de Dios a las personas que te rodean? ¿Qué puedes hacer para ayudar en tu comunidad? ¿Cómo puedes ayudar a fortalecer tus amistades, tu matrimonio y otras relaciones familiares? ¿Qué puede hacer para mejorar tus relaciones dentro de la familia de tu iglesia y con otros hermanos y hermanas en el Señor?

 

“¿Quién es sabio y entendido entre vosotros? Por su buena conducta debe mostrar sus obras hechas con la mansedumbre que trae la sabiduría.” – Santiago 3:13

 

Julie

 

 

Desafío de la semana 2:

 

Lee Colosenses 3:12–14. Concéntrate en una o dos características de este pasaje y trabaja en esta semana para ayudar a cultivar  comunidad en tu vida. ¿Cómo puedes amar y servir mejor a tu familia y amigas? Algunas ideas incluyen: enviar una tarjeta de agradecimiento, llamarlas, invitarlas a almorzar o enviar flores.

Comparte en las redes sociales y etiqueta a #AmaaDiosGrandemente #desafíodelasemanaADG

Plan de Lectura de la Semana 

 

 

 

Versículo a Memorizar

 

Julie

Estudio Bíblico Relacionado

Recientes